Análisis del Nokia 8 a fondo y opinión

0
779

Tras el lanzamiento de varios modelos de smartphones de gama media y baja, HMD Global anunció finalmente su esperado smartphone estrella, Nokia 8, a mediados de agosto.

El Nokia 8 llega con unas especificaciones propias de un smartphone de gama alta: pantalla de 5.3″ con resolución QHD, procesador Snapdragon 835, 4GB de RAM, 64GB de almacenamiento, cámara trasera dual de 13MP, cámara frontal de 13MP y batería de 3.090 mAh.

En cuanto al diseño, HMD Global no se ha dejado contagiar por la moda de este año de los marcos estrechos y las líneas curvas sino que ha dotado al Nokia 8 de un aspecto muy parecido a otros modelos de la marca, con generosos marcos rodeando la pantalla y un aspecto bastante cuadrado.

El Nokia 8 aterrizó en nuestro país el día 20 de septiembre con un precio oficial de 599 euros, aunque puedes encontrar ofertas más económicas en tiendas online como Amazon.

Hemos tenido la oportunidad de utilizar el Nokia 8 durante varias semanas, lo que nos ha permitido probar a fondo todas sus funcionalidades. A continuación os contamos nuestras impresiones al respecto.

Índice

 

Diseño y construcción

El Nokia 8 está creado a partir una sola pieza en aluminio que, según la compañía, pasa por un proceso de 40 fases de mecanización, anodización y pulido hasta alcanzar su estado final.

El aluminio utilizado por Nokia pertenece a la serie 6000, por lo que no es tan rígido como el aluminio serie 7000 que encontramos en otros smartphones de gama alta, aunque esto no debería ser un problema ya que no se dobla fácilmente.

El Nokia 8 está disponible en varios tonos de color brillante y mate. En concreto, el teléfono está disponible en cuatro colores: azul pulido, cobre pulido, azul templado y acero.

Ninguno de estos colores es tan chillón como los que solía utilizar Nokia en sus terminales con Windows Phone, a excepción del cobre pulido, que es bastante llamativo.

El modelo que he probado es el de color azul templado, como se puede apreciar en las fotografías, que resulta bastante elegante.

El frontal del Nokia 8 es siempre de color negro, independientemente de la variante de color que elijas, y posee un cristal 2.5D ligeramente curvado en la zona cercana a los bordes que le aporta un acabado interesante y un tacto agradable al pasar el dedo por encima.

Nos hubiera gustado encontrar unos marcos por encima y por debajo de la pantalla algo más estrechos, especialmente ahora que casi todos los fabricantes están optando por pantallas que ocupan casi todo el frontal. Algunos rumores apuntan a que este diseño podría llegar con el Nokia 9, que todavía no ha sido anunciado.

Nokia ha incorporado un botón capacitivo ovalado debajo de la pantalla, que hace las veces de lector de huella dactilar y botón de Inicio. A los lados tenemos los habituales botones táctiles que se iluminan para mostrar los iconos de Atrás Recientes.

El frontal está recubierto por cristal Gorilla Glass 5, por lo que debería resistir bastante bien los arañazos. Durante el tiempo que he utilizado el Nokia 8, no he detectado signos de arañazos ni golpes en su superficie.

El cuerpo de aluminio del Nokia 8 ofrece buenas sensaciones al tacto y sus laterales curvados hacen que el teléfono se adapte bien a la mano, incluso al sujetarlo con fuerza. Mi única queja es el tacto de los botones de encendido y control de volumen, que son algo angulosos y raspan el dedo al arrastrarlo por encima.

En los extremos superior e inferior encontramos las líneas de antena totalmente integradas en el cuerpo del teléfono, hasta el punto de que son difíciles de apreciar. El hecho de que estén en ambos extremos asegura que nunca quedan ambas tapadas al sujetar el teléfono en la mano.

A continuación, vamos a examinar en detalle los elementos que encontramos en cada lado del teléfono.

La parte de delante del Nokia 8 está ocupada principalmente por la pantalla, rodeada de un marco lateral a izquierda y derecha con un grosor medio.

Encima y debajo de la pantalla encontramos unos espacios bastante amplios, como hemos comentado anteriormente.

En la zona de encima de la pantalla encontramos la cámara frontal, el altavoz del oído, los sensores habituales de proximidad y luminosidad y el logotipo de NOKIA en color gris, que pasa bastante desapercibido.

En la parte inferior, encontramos el botón físico de Inicio, ligeramente hundido, que alberga el lector de huella dactilar y, a izquierda y derecha, dos botones capacitivos invisibles para Atrás y Recientes que en ocasiones se iluminan.

Nokia no ha integrado un LED de notificaciones en la versión internacional del dispositivo aunque parece que sí que cuenta con él en China. Por suerte, la compañía ha incorporado la funcionalidad Glance, que hace que la pantalla se encienda al detectar movimiento para mostrar cierta información relevante (hablaremos sobre ella más adelante).

En la parte de atrás encontramos, en la parte superior, un módulo alargado para la cámara que está rodeado por un borde plateado.

Este módulo integra la lente doble y el flash de doble tono, así como la inscripción ZEISS para dejar claro el origen de las lentes.

El módulo de cámara sobresale ligeramente de la superficie del teléfono, por lo que debemos tener cuidado para que el cristal que protege la cámara no acabe rayándose.

Además, el hecho de que la cámara sobresalga ligeramente hace que el teléfono baile un poco al teclear sobre la pantalla estando apoyado sobre una mesa.

En la zona central, alineado al centro, encontramos el logotipo de NOKIA en disposición vertical, con letras en color plateado que destacan frente al color oscuro de la superficie trasera. Por último, en la parte inferior encontramos algunas inscripciones sobre certificaciones del teléfono.

En el lateral derecho encontramos el botón de encendido y, al lado, un único botón alargado de volumen. Los dos botones son firmes y presentan un recorrido adecuado.

 

En el lateral izquierdo encontramos el compartimento que oculta la ranura para la tarjeta SIM y micro-SD.

 

La parte superior del teléfono únicamente cuenta con el conector de auriculares.

 

La parte inferior del teléfono posee el conector USB Tipo-C, así como el altavoz principal.

 

Nokia únicamente ha dotado a este teléfono de protección anti-salpicaduras IP54, por lo que queda por detrás de otros smartphones que incluyen protecciones IP67 o superior, que permiten incluso sumergirlos en agua.

Pantalla

El Nokia 8 cuenta con un panel LCD IPS de 5.3″ con resolución QHD HD (2560 x 1440 píxeles). Se trata de un tamaño de pantalla muy adecuado para la mayoría de los usuarios: ni demasiado pequeño ni tampoco muy grande.

No puedo negar que me hubiera gustado ver un panel OLED, dado su mayor contraste y su menor consumo de energía, pero también es cierto que los paneles LCD poseen algunas ventajas, por ejemplo en cuanto al brillo máximo.

La densidad de píxeles de la pantalla es extremadamente elevada, 554 ppp, por lo que los píxeles individuales resultan indistinguibles y, tanto las fotografías como los pequeños textos de las páginas web, se ven muy nítidos.

La matriz de sub-píxeles Nokia 8 es de tipo RGB, como es habitual en los paneles LCD. En las pantallas RGB, los sub-pixeles se organizan uno a continuación de otro en hileras rojo-verde-azul (RGB), como se puede apreciar en la siguiente imagen.

Matriz RGB del panel del Nokia 8

 

Para analizar la calidad de la pantalla hemos realizado diversas pruebas con el software profesional CalMAN Ultimate y un colorímetro X-Rite i1Display Pro.

El brillo máximo se encuentra alrededor de los 660 nits según nuestras propias mediciones. Este valor es muy alto incluso para un teléfono de gama alta, y no tendremos problema en utilizar el teléfono bajo la luz del sol o en entornos cerrados muy iluminados.

A diferencia de algunos smartphones que potencian el brillo por encima del valor máximo cuando se encuentran bajo la luz del sol, el Nokia 8 no cuenta con esta funcionalidad, si bien tampoco es necesario un brillo superior al ya obtenido en el modo manual.

 

El Nokia 8 cubre prácticamente el 100% del espacio de color sRGB, que es el estándar que utilizan las apps Android a la hora de mostrar los colores.

El Nokia 8 se queda algo corto a la hora de reproducir gamuts de color más amplios ya que solo cubre un 84% del gamut DCI-P3 utilizado en cine y un 80% del gamut Adobe RGB utilizado en fotografía. Tampoco encontramos la tecnología HDR que empieza a popularizarse entre las pantallas de los smartphones de gama alta.

La fidelidad de los colores es buena pero no espectacular, ya que el error medio resulta ser 5.2 dE (un valor por debajo de 4 dE se considera excelente y por encima de 9 dE se considera inaceptable) y el error máximo de 12.6 dE, que se da precisamente en el color blanco.

 

El color blanco presenta una temperatura de color de 8.615ºK, bastante por encima del nivel de referencia de 6.500 ºK, lo que implica que la pantalla tiene un tinte de color azul dominante. El valor de gamma es bueno, alrededor de 2.36.

Nuestro colorímetro ha medido un nivel de brillo para el color negro de 0,43 nits, lo que significa que es bastante oscuro, aunque lógicamente no llega a los niveles de negro puro de las pantallas OLED. Esto hace que el contraste sea 1.535:1, una cifra bastante elevada.

Los ángulos de visión son amplios pero el brillo se ve reducido al observar la pantalla desde ángulos extremos.

Hardware y rendimiento

El Nokia 8 llega con unas especificaciones de gama alta similares a las que encontramos en otros teléfonos estrella de 2017. De hecho, casi todos los dispositivos de este año de gama alta comparten unas especificaciones casi calcadas.

El teléfono llega con un procesador Qualcomm Snapdragon 835 con cuatro núcleos Kryo a 2.5GHz y cuatro núcleos Kryo a 1.8GHz, acompañados por una GPU Adreno 540.

Este procesador debutó con el Samsung Galaxy S8 y está construido en un proceso de 10nm muy eficiente en cuanto a consumo de energía, por lo que no solamente incorpora mejoras en potencia sino también en uso de batería.

Nokia ha incorpora un tubo de cobre que recorre el interior del teléfono de una esquina a otra del dispositivo. Este tubo, junto con una capa de grafito, ayudan a disipar el calor y que el dispositivo se mantenga a una buena temperatura.

El Nokia 8 cuenta con 4GB de RAM LPDDR4X, una cantidad similar a la que ofrecen otros dispositivos de gama alta y que debería ser más que suficiente para mantener varias apps abiertas simultáneamente, aunque algunos teléfonos ya llegan con 6 GB o incluso con 8 GB de RAM.

En el benchmark AnTuTu v6  ha dado un resultado de 176.883 puntos, una puntuación muy alta, por encima de casi todos los smartphones Android que hemos probado hasta la fecha.

 

En el benchmark Geekbench 4.1 centrado en el rendimiento del procesador ha conseguido 1.934/6.556 puntos en las pruebas mono/multi-núcleo, que son unos resultados espectaculares.

 

En el apartado de almacenamiento, el teléfono obtiene unos resultados buenos en las pruebas de AndroBench de velocidad de lectura y escritura, ya que cuenta con almacenamiento UFS 2.1.

 

En el test de rendimiento general PCMark 1.0, ha obtenido una puntuación de 6.081 puntos, un valor que no destaca frente a otros smartphones de gama alta, posiblemente por la mayor resolución de la pantalla.

 

En el test de rendimiento general PCMark 2.0, ha obtenido una puntuación de 6.618 puntos, un valor muy elevado que supera a casi todos los smartphones.

 

En cuanto a la potencia gráfica, en la prueba SlingShot de 3DMark el teléfono ha obtenido unos resultados muy buenos.

 

En el test gráfico GFXBench, el dispositivo también ha obtenido unos resultados bastante buenos, aunque algo por debajo de otros smartphones.

 

Los resultados de los benchmarks indican que el Nokia 8 es uno de los smartphones más rápidos del momento, como era de esperar dado que incorpora un hardware muy potente, a la altura de los mejores smartphones estrella de 2017.

Dejando a un lado los benchmarks, en mi uso diario el Nokia 8 se ha movido con rapidez y, en general, no he experimentado parones ni lentitud en ninguna de las apps que he probado. Tampoco he notado problemas para mantener varias apps o juegos en memoria y disfrutar de a multi-tarea.

La gran potencia del procesador permite que los juegos más exigentes del momento se muevan con una gran fluidez en el Nokia 8.

He tenido oportunidad de probar algunos títulos 3D recientes como Asphalt Xtreme, Dead Effect 2 y Afterpulse. El rendimiento del teléfono ha sido excelente y los tres títulos se mueven a la máxima tasa de imágenes por segundo que soporta cada juego.

De hecho, utilizando el software GameBench, he podido medir diversos parámetros de rendimiento en estos juegos que confirman estas sensaciones:

Juego FPS medio Estabilidad FPS %GPU %CPU
Asphalt Xtreme 30 100% 62% 5%
Dead Effect 2 58 100% 76% 9%
Afterpulse 30 100% 68% 6%

Como todos los teléfonos de gama alta, el Nokia 8 se calienta al jugar a títulos 3D o utilizar apps muy demandantes, pero no demasiado. Durante periodos de alta intensidad he medido una temperatura en la superficie trasera del teléfono de 37ºC, un valor bastante razonable

El Nokia 8 llega con 64 GB de almacenamiento interno, de los cuales quedan libres unos 51GB, una cantidad que debería ser suficiente para la mayoría de los usuarios. En todo caso, si tienes pensado instalar muchas apps o juegos, o almacenar una gran cantidad de contenido multimedia, puedes ampliar el almacenamiento fácilmente mediante una tarjeta micro-SD hasta 256GB.

A pesar de que muchos fabricantes optan por desactivar Adoptable Storage, Nokia mantiene esta funcionalidad que permite formatear la tarjeta micro-SD como si fuera parte del almacenamiento interno.

En el aspecto de conectividad, el Nokia 8 es compatible con conexiones WiFi en la banda de 2.4GHz y también en la de 5GHz, que en muchas zonas funciona bastante mejor por estar menos saturada.

Por otro lado, el Nokia 8 es compatible con Bluetooth 5.0, 4G/LTE Cat.9 hasta 550/50 Mbps (con soporte para la banda de 800MHz) y GPS-A.

El Nokia 8 posee una ranura que permite insertar dos tarjetas SIM o una tarjeta SIM + tarjeta micro-SD.

Lamentablemente Nokia ha decidido prescindir de la radio FM, a pesar de que el Nokia 6 que probamos hace unos días sí que la incorpora.

Tampoco cuenta con emisor de infrarrojos. En cuanto al NFC, sí que está presente en este teléfono.

Como casi todos los smartphones de gama alta de este año, el puerto de carga es USB-C compatible con la última revisión 3.1. Soporta USB Host y OTG, aunque tendrás que hacerte con un adaptador.

En las pruebas que hemos realizado de velocidad de conexión, el Nokia 8 ha alcanzado los 267 Mbps de bajada y 30 Mbps de subida en Wi-Fi con una conexión de fibra óptica 300/30. En la prueba de 4G, se han alcanzado los 16 Mbps de bajada y 12 Mbps de subida con una conexión 4G de Movistar.

El Nokia 8 posee una batería no reemplazable de 3.090 mAh, una capacidad que, no siendo demasiado grande, debería ser suficiente para este tamaño de pantalla, más aún teniendo en cuenta que el procesador es de los más eficientes del mercado.

 

En la prueba de batería de PCMark Work 2.0, con la pantalla calibrada a 200 nits, el teléfono ha dado un resultado de 7 horas y 20 minutos. Este resultado de autonomía es correcto y está en línea con otros smartphones con especificaciones similares.

 

En el día a día, el teléfono aguanta un día de uso moderado aunque si tienes planeado un día muy intenso, posiblemente tendrás que recargar antes de que acabe el día.

Lamentablemente, Nokia no incorpora ningún modo de ahorro de energía más allá de lo que incorpora Android por defecto para reducir el rendimiento del dispositivo y limitar la vibración del dispositivo, los servicios de ubicación y la mayor parte de transmisión de datos en segundo plano.

El Nokia 8 es compatible con carga rápida Quick Charge 3.0. Con el cargador incluido por defecto, el proceso de carga completo tarda un total de 1 horas y 52 minutos con el cargador incluidoEl proceso de carga es más rápido hasta el 60 por ciento, y en solo 30 minutos se alcanza el 48 por ciento de carga.

 

Por último, el Nokia 8 incorpora un cómodo lector de huella dactilar en el botón frontal de Inicio, que permite desbloquear el teléfono colocando el dedo encima incluso estando apagada la pantalla.

El proceso de desbloqueo del teléfono es rápido y, en general, la lectura de la huella se realiza sin problemas.

Interfaz y funcionalidades

El Nokia 8 llega con Android 7.1.1 Nougat, una versión bastante reciente, y sabemos que actualizará este año Android 8.0 Oreo, aunque por el momento no hay fecha estimada.

Los terminales de Nokia destacan por contar con Android puro, sin ningún tipo de software adicional.

Esta característica es muy valorada por aquellos usuarios que prefieren disfrutar de la experiencia original de Android, sin capas de personalización que incorporan otros fabricantes y pueden ralentizar el teléfono.

La presencia de una capa de personalización tan ligera facilita además que las actualizaciones de Android lleguen al Nokia 8 antes que a otros teléfonos.

En otras marcas, las funcionalidades adicionales que añade el fabricante deben ser probadas y adaptadas con cada nueva versión de Android, lo que acaba retrasando la llegada de actualizaciones varios meses.

HMD Global explica el software Android de sus smartphones es “puro, seguro y actualizado.”

Los dos últimos puntos hacen referencia al compromiso de Nokia de actualizar sus teléfonos con los últimos parches de seguridad de Android y las últimas versiones del sistema operativo.

La compañía no solamente ha anunciado que todos sus terminales recibirán Android Oreo este año, sino que también ha asegurado que recibirá Android P el año que viene.

Otra ventaja de la ausencia de una capa pesada de software por encima de Android es que el rendimiento del teléfono no se ve afectado por otras apps. En otros teléfonos, la capa de personalización consume recursos de CPU y memoria, y esto hace que aparezca el temido lag.

 

El inconveniente de una experiencia tan pura de Android es que el Nokia 8 carece de funcionalidades que encontramos en otros smartphones como los modos de ahorro de energía, el espacio privado para fotografías y aplicaciones, el clonado de aplicaciones, los modos de cámara, los ajustes de la pantalla, etc.

Centrándonos en la interfaz, el Nokia 8 utiliza el mismo gesto para abrir el cajón de aplicaciones — arrastrar la pantalla de abajo a arriba — que el que estrenó el Google Pixel.

Al desplegar el cajón de aplicaciones, encontramos una sección para buscar apps por nombre y otra con las cinco aplicaciones sugeridas por el teléfono.

A continuación, encontramos todos los iconos de las apps instaladas por orden alfabético, pero no es posible crear carpetas ni ordenar las apps por otro criterio.

HMD Global ha incorporado el gesto de pulsar dos veces el botón de encendido para abrir la cámara rápidamente. También podemos girar el terminal para rechazar una llamada o silenciar el teléfono al recogerlo.

HMD Global ha incluido tan solo una aplicación propia llamada Soporte, que permite acceder al manual de usuario, obtener soporte técnico por chat, acceder a foros, etc.

El Nokia 8 no trae pre-instalada ninguna app de terceros, por lo que tenemos un teléfono completamente libre de bloatware. Aunque Nokia ha incluido pocas aplicaciones en el teléfono, por supuesto podemos descargar cualquier aplicación desde Google Play Store.

HMD Global ha dotado al Nokia 8 la funcionalidad Glance que, aún con la pantalla bloqueada, muestra datos de llamadas perdidas, mensajes / e-mails sin leer, alarmas y eventos del calendario cuando el teléfono detecta movimiento (por ejemplo, al agarrarlo de la mesa) y esa información permanece en pantalla durante un tiempo configurable.

Pantalla Glance del Nokia 8

 

Multimedia

El Nokia 8 cuenta con un único altavoz en la parte inferior del dispositivo, junto a conector USB-C.

La calidad del sonido es bastante buena, dentro de lo que cabe esperar de un pequeño altavoz.

El sonido se escucha con un volumen bastante potente y no distorsiona cuando el volumen es elevado, aunque obviamente carece de profundidad.

La posición del altavoz no es la mejor ya que, al sostener el teléfono en horizontal para ver un vídeo o jugar, es probable que tapemos el altavoz accidentalmente.

Nokia también ha incluido el conector tradicional de 3.5mm, así que siempre puedes utilizar unos auriculares para disfrutar de sonido con mayor calidad.

El Nokia 8 no incorpora una app propia de reproducción de música sino que recurre a Play Música de Google.

Play Música permite organizar nuestras canciones por géneros, artistas, álbumes y títulos. También ofrece un servicio de suscripción de música en streaming similar a Spotify. Otra opción interesante es que permite crear mezclas al instante basadas en las canciones que más te gustan o en tus artistas favoritos.

Tiene soporte de listas de reproducción, pero es incapaz de descargar portadas de discos o las letras de las canciones, por citar alguna limitación.

Para ver imágenes, Nokia también hace uso de la aplicación Fotos de Google. La aplicación Fotos muestra todas las imágenes almacenadas en el teléfono organizadas por álbumes, lugares, fecha, personas y cosas.

Fotos también permite realizar ciertos retoques a la imagen como girar, recortar, aplicar filtros, ajustar la exposición, controlar el contraste, etc. Otra posibilidad que ofrece Fotos es crear collages y animaciones a partir de fotografías, o crear películas combinando fotografías y vídeos. Por último, Google permite incluso realizar copias de seguridad de las fotografías en tu cuenta de Google.

 

La reproducción de vídeos almacenados en el teléfono es buena gracias a la potencia de su procesador, que no tiene problemas a la hora de mover vídeos Full HD o 4K.

Nokia no ha incorporado una aplicación dedicada para la reproducción de vídeos, sino que estos deben reproducirse a través de la aplicación Fotos. Por supuesto, la reproducción de vídeos de servicios en streaming como YouTube o Netflix se realiza sin problemas.

Para comprobar la compatibilidad con diversos formatos de vídeo, hemos reproducido cuatro ficheros: dos con resolución Full HD y dos con resolución 4K, codificados con el formato H.264 y con el más moderno HEVC. Los cuatro vídeos se han reproducido perfectamente y con total suavidad.

Cámara de fotos

Nokia se ha unido a la moda de las cámaras duales incorporando una cámara en la parte posterior del Nokia 8 con una configuración de dos sensores: uno de 13MP (color y con estabilización óptica) y otro de 13MP (monocromo), al estilo del Huawei P10.

Las dos cámaras del Nokia 8 cuentan con lentes con apertura f/2.0, algo más lentas que las que ofrecen el LG V30 (f/1.6), Samsung Galaxy S8 (f/1.7) o iPhone 8 Plus (f/1.8). Por supuesto, cuenta con enfoque automático mediante detección de fase y también por láser.

Nokia ha co-desarrollado la cámara junto con Zeiss, la prestigiosa marca de tecnología óptica que viene colaborando con Nokia desde hace años.

 

El interfaz de la cámara muestra, a la izquierda, una serie botones que dan acceso a diferentes funciones: cámara frontal/trasera/ambas, lente color/blanco y negro/ambas, cuenta atrás, HDR, flash y acceso a opciones.

A la derecha encontramos un botón con una cámara que nos da acceso a varios modos de disparo: embellecer, panorámico, fotografía, bokeh en directo y manual. y suavizar. Cuando utilizamos la cámara frontal, solo aparecen los modos embellecer, fotografía y manual.

También a la derecha encontramos un botón abajo a la derecha para conmutar entre vídeo y fotografía. Si cambiamos a vídeo, los modos de disparo son lapso de tiempo, vídeo y cámara lenta. El modo manual de la cámara permite ajustar el balance de blancos, la exposición, el punto de medición y el punto de enfoque.

La cámara del Nokia 8 permite capturar escenas panorámicas, que ofrecen una buena calidad de imagen, como se puede apreciar a continuación.

Fotografía panorámica

 

Una de las funcionalidades más publicitadas por Nokia es el modo de visión doble que permite capturar bothies, es decir, dos imágenes a la vez gracias al uso simultáneo de las cámaras delantera y trasera — ambas con la misma resolución y apertura de lente, aunque la frontal carece de estabilización óptica.

Como curiosidad está bien, pero no se me ocurren muchas ocasiones en las que vaya a utilizar esta funcionalidad en el día a día.

Fotografía captada con modo de visión doble

 

La presencia de una cámara dual permite al Nokia 8 emular el efecto bokeh que tan de moda se ha puesto en los últimos tiempos, sobre todo desde que Apple incorporó el modo Retrato en el iPhone 7 Plus.

Al igual que ocurre con el modo “Enfoque Dinámico” del Galaxy Note8, el Nokia 8 permite ajustar la profundidad de campo durante la captura de la imagen y también a posteriori utilizando la app Bokeh Editor, que puede ser accedida desde la app Fotos de Google.

 

A continuación podemos ver una misma imagen captada con el modo estándar y con el modo ‘Bokeh en directo’. El resultado obtenido por el Nokia 8 es bueno pero queda por debajo de lo que consigue el Samsung Galaxy Note8 o el iPhone 8 Plus, ya que podemos ver una especie de “aureola difuminada” alrededor de los bordes.

Modo normal

Modo Bokeh

JuxtaposeJS

» Fotografías originales: Descargar ZIP

 

La cámara del Nokia 8 permite disparar en HDR y los resultados son bastante buenos, como podemos apreciar en esta complicada imagen con el sol de frente donde tanto las zonas oscuras como las iluminadas mantienen un buen nivel de exposición y detalle.

Fotografía captada con HDR

 

Para analizar la calidad de la cámara, he realizado una comparativa entre la cámara del Nokia 8 (13MP) con las de varios smartphones de gama alta: iPhone 8 Plus (12MP), iPhone 7 Plus (12MP), Huawei P10 (20MP) LG G6 (13MP) y Samsung Galaxy Note8 (12MP).

En primer lugar, podemos observar una comparativa de fotografías tomadas a plena luz del día, para apreciar las diferencias de nitidez entre las cámaras de los distintos smartphones.

La imagen captada por el Nokia 8 ofrece una excelente calidad. El colorido captado por la cámara del Nokia 8 es muy natural y, en general, la imagen presenta una elevada nitidez, a la altura de los mejores smartphones, como se puede apreciar en las letras de los carteles.

 

Esta otra escena ha sido captada por la noche, cuando apenas queda luz ambiente y, por tanto, los teléfonos tienen grandes dificultades para contener el ruido.

La calidad de imagen del Nokia 8 sufre enormemente cuando la luz escasea, como se puede comprobar en la siguiente imagen. Resulta totalmente imposible leer las palabras del cartel semicircular, mientras que en el resto de teléfonos, a excepción del Huawei P10, se leen con bastante claridad. En este aspecto hemos quedado algo defraudados, ya que esperábamos más de esta cámara.

 

La cámara frontal cuenta con un sensor de 13MP con apertura f/2.0 y, aunque no encontramos un flash frontal, la pantalla se ilumina para hacer las veces de flash cuando capturas un selfie con poca luz.

La calidad de la imagen es bastante buena, como puede apreciarse en la siguiente imagen, que se ve realmente nítida.

Selfie tomado con la cámara frontal

 

Aquí os dejamos con una galería de fotografías tomadas con el Nokia 8 en tamaño original para que podáis apreciar la calidad de las imágenes en una gran variedad de situaciones.

 

El Nokia 8 puede grabar vídeo a 4K con una tasa de 30 fps, así como vídeos a cámara lenta en resolución 720p. Lamentablemente no es capaz de grabar vídeo 1080p a 60fps, a pesar de que otros smartphones con el mismo procesador sí que pueden hacerlo.

HMD Global ha puesto un empeño especial en dotar al Nokia 8 de buenas capacidades de captación de sonido, y ha incorporado la tecnología de captura de audio espacial 360º de OZO.

El Nokia 8 combina tres micrófonos de amplio rango con algoritmos exclusivos de Nokia para permitir la captura de sonido envolvente e inmersivo. Con el modo Audio Focus es posible incluso acentuar ciertos sonidos y atenuar el ruido de fondo o el sonido ambiente.

Hemos querido poner a prueba la captura de sonido con el Nokia 8 y nos hemos ido al Parque del Retiro de Madrid, donde hemos encontramos a un músico tocando un instrumento.

Te aconsejamos que escuches este vídeo con unos auriculares para apreciar mejor el sonido captado por el Nokia 8 y, especialmente, cómo se desplaza a medida que la cámara se mueve. Resulta bastante sorprendente la calidad del sonido captado, que casi parece que haya sido añadida al vídeo a posteriori.

 

El modo de visión doble no solamente permite capturar fotografías con ambas cámaras a la vez, sino que también podemos capturar vídeos con las dos cámaras simultáneamente e incluso seleccionar qué micrófono debe captar el sonido: frontal, delantero o ambos.

Como ocurre con la captura fotográfica doble, no se me ocurren demasiadas situaciones en las que vaya a utilizar este modo. Además, como podéis apreciar en este vídeo, es bastante difícil mantener ambos sujetos encuadrados ya que cualquier movimiento del teléfono afecta a los dos encuadres.

 

Nokia ha incluido un acceso directo en la app de Cámara que permite retransmitir fácilmente vídeo en directo en YouTube y Facebook. La ventaja que supone utilizar estos accesos directos en lugar de las propias apps es que se puede hacer uso de la tecnología OZO para capturar el sonido a través de los tres micrófonos del teléfono.

 

Llamadas de voz

En las pruebas que hemos realizado la calidad de la voz es correcta y hemos podido mantener perfectamente conversaciones en entornos moderadamente ruidosos sin dificultades.

Precio

El Nokia 8 está a la venta por 599 euros en la tienda oficial de Nokia, y podemos encontrarlo por un precio más económico en tiendas online como Amazon.

Si nos fijamos en otros teléfonos de gama alta, tenemos batantes opciones interesantes que pueden ser alternativas al Nokia 8.

Una excelente alternativa es el Samsung Galaxy S8+ ( EUR 719,00) con especificaciones muy potentes, que viene acompañado por un diseño moderno, con una gran pantalla y unos marcos muy estrechos, un software con multitud de funcionalidades y algunas características adicionales como resistencia al agua, carga inalámbrica, soporte de Samsung Pay, etc.

El Sony Xperia XZ1 ( EUR 699,90) es también un terminal interesante. Posee una pantalla LCD de 5.2” con resolución Full HD y ratio tradicional 16:9, procesador Snapdragon 835, 4GB de RAM, 64GB de almacenamiento, cámara de 19MP y batería de 2.700 mAh.

Con un precio más contenido encontramos el OnePlus 5 (EUR 499), que llega con un diseño tradicional con pantalla AMOLED de 5.5″ con resolución Full HD, procesador Snapdragon 835, 6GB de RAM, 64GB de almacenamiento, cámara dual de 16MP y batería de 3.300 mAh.

El LG V30 acaba de ser anunciado hace unas semanas pero todavía no se comercializa. Posee una pantalla OLED de 6.0” casi sin bordes con resolución QHD (2880×1440), procesador Snapdragon 835, 4GB de RAM, cámara dual de 16MP y batería de 3.300 mAh. A falta de probarlo en detalle, parece un smartphone muy interesante.

 

Conclusiones

Desde que HMD Global anunció el regreso de los terminales Nokia y comenzó a lanzar sus primeros terminales, muchos hemos estado esperando con impaciencia la llegada de su auténtico smartphone estrella: el Nokia 8.

El Nokia 8 está construido en una única pieza de aluminio pulido, con un acabado suave y bordes redondeados que hacen que resulte cómodo en la mano. A diferencia de otros smartphones estrella, el Nokia 8 cuenta con un diseño clásico, con marcos bastante anchos rodeando la pantalla y una relación de aspecto tradicional 16:9.

Su pantalla QHD de 5.3″ muestra textos e imágenes nítidos, y además ofrece un nivel de brillo máximo superior a otros smartphones, que permite utilizar el teléfono a plena luz del sol sin problemas.

La fidelidad en la reproducción de los colores es correcta, pero podría ser mejor. El color blanco posee un tinte azulado bastante marcado y Nokia no ofrece ninguna opción para poder ajustar la reproducción de colores la pantalla.

El teléfono cubre prácticamente el 100% del gamut sRGB, pero queda lejos de cubrir otros gamuts más amplios como DCI-P3.

Un aspecto que nos gusta es la funcionalidad Glance, que enciende la pantalla para mostrar información relevante (llamadas perdidas, mensajes / emails sin leer, alarmas y calendario) cuando el teléfono detecta movimiento — aunque hubiera sido incluso mejor si estuviera siempre encendida como en el LG G6 o Samsung Galaxy S8.

El Nokia 8 llega con un procesador Snapdragon 835, el más potente y eficiente del mundo Android, y viene acompañado por 4GB de RAM LPDDR4X. Se trata de unas especificaciones muy potentes que sitúan al Nokia 8 a la altura de los grandes smartphones del momento.

En cuanto al almacenamiento, el Nokia 8 cuenta con 64GB ampliable mediante una tarjeta micro-SD, que además puede ser formateada como almacenamiento interno gracias a la funcionalidad Adoptable Storage de Android, que otros fabricantes desactivan.

 

En las pruebas sintéticas, el Nokia 8 ofrece un rendimiento espectacular, como era de esperar dadas sus especificaciones técnicas. En el día a día, el teléfono se mueve con suavidad y no hemos experimentado parones al utilizar apps populares o juegos 3D exigentes, que se mueven con una tasa de FPS elevada.

La autonomía del Nokia 8 es buena, en línea con otros smartphones que hemos probado con características similares. Con un uso moderado, podrás llegar al final del día con batería restante.

HMD Global afirma que los teléfonos Nokia corren Android “puro, seguro y actualizado” y, efectivamente, el Nokia 8 ofrece una experiencia de Android Nougat stock, sin ninguna capa de personalización por encima.

El uso de Android stock permite a HMD Global lanzar actualizaciones de seguridad rápidamente y que el salto a nuevas versiones de Android no sea tan laborioso. Sabemos que HMD Global ya está trabajando en la actualización a Oreo y la compañía ha prometido que veremos Android P en todos sus smartphones.

El inconveniente de no contar con una capa de personalización es que el Nokia 8 carece de funcionalidades software que añaden otros fabricantes.

Nos referimos, por ejemplo, a los modos de ahorro de energía, el clonado de aplicaciones, los espacios privados, el control avanzado por gestos, los ajustes de color de pantalla, etc.

La cámara trasera del Nokia 8 presenta con una configuración de cámara dual color+monocromo, que ofrece una gran calidad de imagen a plena luz del día, pero que sufre bastante cuando la luz escasea en comparación con otros smartphones de gama alta.

La cámara frontal posee una resolución de 13MP, por lo que es capaz de capturar selfies con buena resolución e incluso es posible grabar vídeo 4K.

Un aspecto destacable de la grabación de vídeo es el uso de la tecnología de captura de audio espacial 360º de OZO, que combina tres micrófonos para captar un sonido envolvente que realmente marca la diferencia frente a otros smartphones.

En definitiva, el Nokia 8 es un smartphone que combina un diseño tradicional con unas especificaciones técnicas muy potentes, una cámara bastante competente y una experiencia de Android pura.

El Nokia 8 está a la venta por 599 euros en la tienda oficial de Nokia, y podemos encontrarlo por un precio más económico en tiendas online como Amazon.

Lo mejor:

  • Construcción sofisticada en aluminio pulido, con un tacto agradable y un agarre cómodo
  • Pantalla con alta densidad de píxeles y un elevado nivel de brillo, que permite su uso en exteriores
  • Rendimiento elevado gracias a un hardware potente y un sistema operativo muy ligero
  • Android puro, sin ninguna capa de personalización, que recibe actualizaciones de seguridad rápidamente y será actualizado a Android Oreo y Android P
  • Funcionalidad Glance para ver mensajes importantes sin encender la pantalla
  • Almacenamiento de 64GB ampliable mediante micro-SD, que incluso puede ser formateado como almacenamiento interno
  • Cámara trasera con buena calidad de imagen en exteriores y modos avanzados (bokeh en directo y bothie)
  • Cámara frontal de alta resolución, capaz incluso de grabar vídeo 4K
  • Captura de audio excepcional gracias a OZO Audio que permite captura de sonido 360º
  • Conector de 3.5mm

Lo peor:

  • Marcos frontales más anchos que otros smartphones estrella de 2017
  • Sin funcionalidades software que incluyen otros fabricantes: modos de ahorro de energía, espacio privado, clonado de apps, ajustes de color de pantalla, etc.
  • Rendimiento de la cámara trasera mejorable en condiciones de poca luz
  • Sin grabación de vídeo 1080p a 60 fps
  • Sin radio FM ni emisor de infrarrojos
  • Sin resistencia al agua, solo a salpicaduras (IP54)

Nota: El teléfono Nokia 8 ha sido cedido amablemente por HMD Global para la realización de este análisis.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here